HASTA LA TETA | Navidad y la moda sostenible.

HASTA LA TETA | Navidad y la moda sostenible.

Llega la Navidad, las luces, el árbol, el amigo invisible, los regalos de Reyes, del Olentzero, de Papá Noel y el Tió de Nadal.

Y comer. Una y otra vez. Con los abuelos, los tíos o escapada con los amigos.

Con unos langostinos tranquilamente en tu casa sin más compañía que tu bienestar.

Sinceramente estas fechas, para nosotras son una mezcla entre "qué ganas" y "que se acabe ya".

Nuevos propósitos:

- Dejar de fumar, otra vez.

- Ir al gimnasio que mantienes pero que no pisas.

- No volver con tu ex.

- Que te suban el sueldo de una puta vez.

- O que te valoren.

- Bueno, si hay cesta navideña casi que me doy por satisfecha.

- Un piquito de Lotería, no como el de Luis Rubiales, sino de los guays. Si con solo 200.000€ ya puedo salir del alquiler y tener un pisito.

- Follar, que desde que soy madre, es un verbo.

- La dieta, Marisa, la dieta.

- Dormir.

- Que podamos conseguir suficiente cash para abrir un espacio de HASTA LA TETA, para que podamos meter a un montón de mujeres con niños en un espacio único y que se sientan en un espacio seguro para hablar de pañales, niños, el marido que la tiene frita y cagarse en todo.

Por eso hemos abierto la tienda online de ropa sostenible, porque de las subvenciones no se vive y no son tantas, pero nos han dado muchas felicitaciones por el trabajo realizado de forma voluntaria. También hemos mandado mil mensajes por las altas esferas para hacernos más visibles, pero como si oigo llover, pero oye qué importante esto de la Salud Mental.

Ahí estamos luchando como una jabatas.

Si te apuntas a esta travesía, deciros que la web la hemos realizado nosotras solas, así como todos los diseños, por lo que si veis alguna cosa rara, escribidnos que estaremos ahí para ayudaros.

 

La ropa la realizamos a demanda, HASTA LA TETA apuesta y cree en la ropa sostenible y hemos contratado una empresa que lo hace todo estupendamente.

Así ayudamos a contaminar menos el Planeta Tierra.

 

La producción de prendas de vestir a gran escala es una de las principales fuentes de contaminación en el mundo.

Según un estudio, la producción textil genera el 10% de todas las emisiones de carbono y despilfarra el 20% del agua dulce del planeta. Además, la industria utiliza cantidades excesivas de agua para confeccionar prendas, produce emisiones de carbono superiores a todos los vuelos y envíos marítimos internacionales y tira al mar medio millón de toneladas de microfibra cada año

En la producción se desperdician otros 2 mil litros de agua, se producen 13 kilogramos de emisiones de dióxido de carbono, medio kilogramo de sustancias químicas, principalmente cloro -para el efecto desgastado-, 10 kilogramos de colorantes y su consiguiente liberación de químicos al medio ambiente.

La moda rápida o fast fashion, que se caracteriza por la producción masiva de prendas a bajo costo, ha llevado a un modelo de consumo acelerado, donde las prendas son rápidamente desechadas y reemplazadas por nuevas colecciones. Esto no solo implica una sobreexplotación de los recursos naturales, sino también condiciones laborales precarias en los países en desarrollo donde se produce la mayoría de la ropa. El uso de productos químicos en la fabricación de prendas también representa un grave problema. Muchos de estos productos químicos son altamente tóxicos y pueden contaminar el agua y el suelo, afectando la salud de las personas y la biodiversidad.
Para minimizar el impacto ambiental de la producción y consumo de prendas de vestir, existen varias alternativas sostenibles.

Una de ellas es promover el consumo responsable, fomentando un cambio en la mentalidad de los consumidores, impulsando la compra consciente y responsable, como nosotras en HASTA LA TETA.

Otra alternativa es utilizar materiales sostenibles, como algodón orgánico o fibras recicladas, reducir el uso de productos químicos tóxicos, fomentar condiciones laborales justas y transparentes, y fomentar un consumo más consciente y duradero.

La educación y la concienciación son fundamentales para impulsar estos cambios.

Los consumidores también desempeñan un papel importante al elegir marcas comprometidas con la sostenibilidad y al optar por comprar prendas de calidad que puedan durar más tiempo.

En resumen, la producción y consumo de prendas de vestir tienen un impacto significativo en el medio ambiente. Es importante que los consumidores sean conscientes de este impacto y tomen medidas para minimizarlo. La moda sostenible es una alternativa viable que puede ayudar a reducir el impacto ambiental de la producción y consumo de prendas de vestir.

Os vamos a poner un link con las fechas límite para hacer vuestro pedido y que llegue para Navidad (25 Dic).

Os recordamos que es moda sostenible, que se hace al momento. Como las pizzas.

Todo lo recaudado va destinado a la Asociación, no a nosotras.

Nosotras nos seguimos autoexplotando.

Un beso, de las Chicas de la Teta.

Back to blog